Alfredo Palmero constituye ya la tercera generación de un linaje de artistas que se inició con su abuelo el Maestro Palmero (1901-1991), con quien compartió nombre y una gran afición por la pintura. Del abuelo aprendió la base académica y la composición realista para desarrollar un estilo propio.
Su formación como artista está marcada por la figura de pintores como Picasso, Klee o Velázquez más que de estilos o corrientes.
Desde 1991 Alfredo viene realizando exposiciones individuales en Barcelona, Madrid, Bilbao, Valencia, Bruselas, Londres, Lisboa,  Montecarlo, California, Nuevo Méjico, Panamá, Hong Kong, Kuwait y Qatar convirtiéndose así en un pintor internacional.
Familia con más de 100 años de historia en el mundo de la pintura, Alfredo Palmero tiene a sus espaldas dos Museos privados en España, uno situado en el corazón de La Mancha, en Almodóvar del Campo (Cd.Real)- que cuenta con una colección particular de más de 400 obras- y la sede del Museo Palmero en Barcelona situado en una masía del siglo XV declarada monumento histórico, situada en pleno casco urbano de la ciudad condal.
Las obras de Palmero se pueden encontrar en importantes colecciones privadas.
Partiendo del dibujo académico, uniendo tradición y modernidad, en las obras de Alfredo Palmero se aprecia una gran madurez artística fruto del incesante trabajo y la investigación, donde destaca el tratamiento de la luz y el color.
Clasicismo y contemporaneidad firman una obra bipolar que el autor maneja con naturalidad y donde sobresale su personal visión de la pintura.